Las clases se inician desde casa ante la emergencia sanitaria por el coronavirus, los padres de familia deben inculcar a sus hijos hábitos para una buena enseñanza virtual.

Millones de alumnos peruanos deben iniciar hoy el año escolar, pero lo harán desde su casa de manera virtual. Esta situación causada por la pandemia mundial que ha llevado a que las autoridades dicten medidas de aislamiento social, presenta nuevos retos para la educación, cómo se importe y el principal apoyo que debe partir de los propios padres de familia.

Diversos especialistas consideran que este año escolar inusual, nos debe comprometer más con la enseñanza que deben recibir nuestros hijos, así como cumplir el calendario escolar y el desarrollo normal de las clases. “Nos encontramos ante una situación distinta, todo lo que hacíamos de una determinada manera hoy tenemos que modificarlo.

Es una situación que reclama aceptación y organización, para transitar este momento que nos toca vivir de la mejor manera”, señala Susana Kunzi directora en Ayudar a Aprender, de la web argentina ‘Pergamino de la verdad’.

Para la especialista existen distintas plataformas que ofrecen contenidos para que los chicos puedan acceder a recursos educativos oficiales segmentados por nivel. En este contexto, Kunzi sugiere una escolarización adaptada a las circunstancias: “en base a un calendario diario, que se ajustará a cada situación, debemos crear una rutina, que debe cumplirse cada día”, aprovechando los recursos disponibles para el progreso escolar. Por ello, recomienda a los padres lo siguiente:

1. TIEMPO Y RECURSOS.

“Hay que organizar el tiempo y los recursos para focalizar nuestra atención en el aprendizaje”. Una estrategia útil para cada área educativa es dividir 100 minutos en cuatro períodos de 25 cada uno.

2. UNA ALARMA.

Los padres pueden programar una alarma que marque indique los 25 minutos cumplidos para realizar un descanso, que puede ser de 5 minutos, que se puede aprovechar para escuchar una canción, movernos, etc. Para luego seguir hasta completar los 100 minutos, entonces nos tomamos un descanso de 30 minutos. En estos períodos de recreación se aconseja no pensar ni dialogar sobre la tarea realizada, nos permite distraernos con otras cosas, y es buen momento para jugar.

3. MOTIVARLOS.

Kunzi dice que siempre debemos recordar decirle a nuestros hijos/ as palabras que los motiven, tales como: descansa y sigue, intenta una vez más, “tú puedes lograrlo”.

4. AYUDA DE PADRES.

En cuanto a la responsabilidad del adulto como guía, la especialista recomienda a orientar el proceso educativo desde la pregunta: ¿cuál es la tarea que vas a realizar hoy? Escuchar, pedirle que lo escriba. Mostrarnos interesados, curiosos, y acompañarlos con empatía porque, para nuestros hijos, las palabras no se las lleva ningún viento, muchas quedan fijadas en las memorias de nuestros hijos/ as, por eso es importante acompañarlos en este proceso de aprendizaje.